martes, 5 de diciembre de 2017

LA CALIDAD EN LA PRESTACIÓN DE LOS SERVICIOS BIBLIOTECARIOS

El pasado 1 de diciembre tenía lugar en la sede la Delegación Territorial de Cultura Turismo y Deporte de Córdoba la Jornada de Bibliotecas Públicas Municipales de la Provincia centrado en la Calidad de los Servicios Bibliotecarios con el objeto de compartir inquietudes y experiencias, entre los profesionales de la información y comunicación, que faciliten la aplicación de unos principios de calidad en la gestión y prestación de los servicios bibliotecarios, facilitando también la determinación de las principales fortalezas y debilidades que favorezcan el papel y la puesta en valor de las Bibliotecas dentro de la Comunidad.

Esta jornada estuvo promovida por la Dirección General de Innovación Cultural y del Libro de la Consejería de Cultura y cuenta con el apoyo de la Dirección General de Planificación y Evaluación de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

El acto fue inaugurado por Francisco Alcalde Moya, Delegado Territorial de Cultura, Turismo y Deporte manifestándonos que el proceso de cambio que se está produciendo en las Bibliotecas requiere un proceso de gestión que se materialice en un Plan de Calidad de los Servicios que sirva para  toda Andalucía. Para conseguirlo hay que  sembrar  esta semilla de la CALIDAD para que en breve tiempo sea una realidad, como así lo ha sido en las Bibliotecas Públicas Municipales de la provincia de Sevilla. Un proyecto que ha sido realizable (véase BOJA del 25 de septiembre 2017) y rentable pues ha contado con la participación económica de la Diputación de Sevilla.

De izquierda a derecha Susana Sevillano ( Btca El Palmar de Troya), Julián Pérez (oficina de Calidad Huelva) Franciso Alcalde, Francisco del Rio (director Biblioterca Pub. Prov. de Córdoba, Miguel Ángel Carmona (consultor experto en Calidad y Gestión avanzadas)


De la Calidad de Servicios Públicos en Andalucía nos hablaría Julián Pérez representante de la Oficina para la Calidad de los Servicios de Huelva, unidades administrativas presentes en toda Andalucía (en Córdoba C/ Conde de Gondomar,10-4ª planta) y pertenecientes a la Consejería de Hacienda y Admon. Pública a la que se le asignan competencias como las del impulso a los proyectos de calidad de los servicios.

Julián Pérez nos daría las pautas a seguir para elaborar una Carta de Servicios para nuestras Bibliotecas como una herramienta de comunicación y compromiso con la ciudadanía que implica la colaboración de la Biblioteca con las Oficinas de Calidad y en la que nuestros usuarios van a ver los servicios que se prestan en nuestras Bibliotecas y en que condiciones al igual pueden ver los derechos que asisten a los ciudadanos y los compromisos adquiridos por la Administración Local. 

Nos explicaba nuestro ponente que esta Carta de Servicios que debe ser clara, sencilla y concisa no va a ser un documento indefinido que adquiera forma de  folleto publicitario con el catálogo de servios sino que va ser un documento que ha tenido un proceso de trabajo en equipo y que ha establecido un compromiso de calidad que abarca los siguientes puntos: 

  1. Identificación de los principales servicios prestados que le afecten al ciudadano
  2. Detección de las expectativas del usuarios e identificación de los factores de calidad.
  3. Fijación de factores de calidad que influyen en las expectativas del ciudadano
  4. Definir indicadores como  forma de medir esos objetivos.
  5. Hacer un Diagnóstico que nos permita conocer la situación en que nos encontramos actualmente.
De los resultados de este estudio podemos establecer un compromiso y ver si se han cumplido todos nuestros objetivos, si por el contrario no se han adquirido podemos ver si son viables a corto plazo y si aún requieren mucho más tiempo establecer un Programa de Mejora que permita establecer finalmente el COMPROMISO.

Seguidamente nos mostraba la importancia de la medición para el logro de la mejora de los servicios bibliotecarios y la ilustraba con esta reflexión de William Thomson Kelvin.



y la utilización de AGORA una herramienta  para llevar a cabo la Gestión de Proyectos de Calidad. Esta aplicación informática  va a permitir facilitarnos el trabajo en equipo y la gestión de proyectos por su carácter de plataforma web, agilizándonos los procedimientos administrativos, eliminando el papel y gestionando de manera integral la mejora continua en la prestación de Servicios a través de la Planificación, Ejecución y Evaluación de proyectos de Cartas de Servicios, Autoevaluaciones, Planes de Mejora y Gestión de Procesos.


 Para finalizar su intervención nos hacía referencia a la Ley 1/2014 de Transparencia en Andalucía y su relación con la Carta de Servicios. 

Esta Ley  se articula a través de dos grandes conceptos:

  • Publicidad activa: la información relevante sobre el funcionamiento de los servicios le va a permitir al ciudadano valorar si los servicios son eficientes o no y es aquí donde se hace referencia a la Carta de Servicios.
  • Acceso a la información pública: se publican los informes sobre el grado de cumplimiento y calidad de los servicios públicos, el ciudadano tiene acceso a esta información que le va a permitir hacer una valoración de la misma.
Lo que nos va a aportar esta Ley a nuestra Carta de Servicios es:
  • Una mejora de los servicios que ofertamos
  • Favorece la co-gestión con los usuarios porque van a ser ellos los que participen  en su elaboración junto con la Biblioteca.
  • Visibilidad
Todo ello con el fin de Legitimar en un documento público para  la sociedad analice resultados y se nos valore.
Seguidamente tomará la palabra Susana Sevillano, directora de la Biblioteca Pública Municipal de El Palmar de Troya (entidad local autónoma de 2.450 habitantes) para explicarnos la experiencia de la aplicación de la Calidad y las Cartas de Servicios en las Bibliotecas Municipales de la provincia de Sevilla.

El germen de esta experiencia surge en el año 2014, en Utrera donde se lleva a cabo IX Encuentro Provincial de las Bibliotecas Públicas Municipales de la Provincia de Sevilla bajo el título "Una gestión de calidad en los servicios bibliotecarios". A raíz de este encuentro nace el I Plan estratégico de Calidad de la Bibliotecas Públicas Municipales de la Provincia de Sevilla 2014-2016".

La puesta en marcha de este Plan comienza con la formación de un equipo de trabajo que apoyados en los datos que ofrecían las estadísticas anuales y junto al diagnóstico de la herramienta DAFO ( debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades) realizado por las propias bibliotecas, llegan a la conclusión de que existen diferencias económicas, de equipamiento, personal y de horas de atención al público entre las distintas bibliotecas y es por lo que se decide establecer el trabajo que tenían que realizar por tramos de población; pueblos de menos de 5.000 habitantes, de 5.000 a 10.000 habitantes, de 10.000 a 20.000 habitantes y por último de más de 20.000 habitantes.

Nuestra portavoz comienza su trabajo como Coordinadora de las bibliotecas de menos de 5.000 habitantes siendo la portavoz de todas las bibliotecas de este tramo de población atendiendo a las directrices de los asesores de la Oficina de Calidad de Huelva y resto de compañeros que forman el Equipo de Calidad. 

Un trabajo intenso que implicó la participación de los usuarios, convocando a los colectivos de esta entidad local que más usaban la biblioteca, los trámites con los negociados de Intervención y Secretaría para conseguir la aprobación ya que por  las características de la entidad necesitó la aprobación por Junta vecinal  hasta que al fin se  logra conseguir UNA CARTA DE SERVICIOS ; un documento que tienen como objeto informar a los ciudadanos sobre los Servicios que tienen la Bibliotecas Municipales, las condiciones en las que se prestan, los compromisos que se ofrecen en relación con su prestación y donde se ven plasmados también los Derechos y Deberes de los usuarios.

Nos contaba Susana que el trabajo ha sido arduo pero a la vez muy gratificante pues se ha estrechado lazos de unión con las diferentes bibliotecas y se ha conseguido legitimar unos servicios de calidad que sirvan para potenciar "la marca pública" que a diario defiende como trabajadora de esta Administración.

Miguel Ángel Carmona, Consultor-Experto en Calidad y Gestión Avanzada nos presentaba el proyecto de Mejora de  la Calidad en Bibliotecas y nos daba las pautas para la Elaboración y Medición para la mejora de la gestión de los servicios bibliotecarios.

Grupo de trabajo de pueblos de más de 20.000 habitantes  formado por los bibliotecarios de Cabra, Priego de Córdoba, Montilla, Puente Genil y Baena 

Nos presentaba 14 cartas con similitud de Servicios y nos daba las directrices para realizar un trabajo en grupo consistente en: hacer un auto-diagnóstico de nuestra Biblioteca, Consensuar en equipo las fortalezas y debilidades de la Biblioteca en este tramo de población para terminar con la exposición y debate.





lunes, 27 de noviembre de 2017

EL OTOÑO CON EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS







Caen las hojas al igual que pasamos las hojas de nuestra lectura del mes de octubre con esta deliciosa novela de Arundhati Roy (Shillong 1961- ) escritora y activista hindú que ganó el Premio Booker en 1997 con esta obra y que no solo le mereció este galardón sino que el éxito llegó bastante más allá con la venta de ocho millones de ejemplares en todo el mundo y la traducción a cuarenta idiomas.

Una mujer comprometida con los problemas de su país, autora también de excelentes y combativos ensayos políticos que afirma tener como maestros a Martin Luther King, Gandhi y Nelson Mandela, precursores de la no violencia en el siglo XX. Con el ensayo el álgebra de la justicia infinita (Anagrama 2000) obtiene en nuestro país el Premio Internacional de Periodismo José Luís López Lacalle , organizado por el periódico El Mundo, y en el 2004 le fue concedido el Premio Sidney de la Paz por su trabajo a favor de las campañas sociales y su apoyo al pacifismo.





Este es nuestro segundo encuentro con una obra literaria ambientada en la India. Si ya lo hicimos el año pasado con Rudyard Kipling en la India colonial, con El Dios de las Pequeñas Cosas daremos un salto en el tiempo y nos mostrará la India  actual, después de que el Reino Unido aceptara la independencia de ésta en 1947, comenzando la historia en 1969 y dilatándola en el tiempo hasta 1993.

La historia narrada transcurre en un pueblo llamado Ayemenem o Aymanam, en Kottayam, estado de Kerala al sur de la India y la conforman un conjunto de historias llevadas a cabo por una saga familiar compuesta por los gemelos Ethan (niño) y Rahel (niña) separados cuando tenían siete años y reencontrándose treinta y un años después, la madre es estos Ammu, el hermano Chako separado de la inglesa Margaret Kochamma con una hija en común, Sophie Mol, la tía abuela Bebé Kochamna y los progenitores Pappachi y Mammachi (abuelos de los gemelos) todos ellos cristianos , una religión que convive en la India junto con hinduístas, musulmanes, sijs, budistas y otros grupos minoritarios y donde la Iglesia Siria Ortodoxa extendió hace tiempo sus creencias.

La estructura literaria de la novela no es lineal, tiene muchos saltos en el tiempo y va rememorando hechos hacia adelante y hacia atrás con lo que su lectura, unida al gran número de personajes es un poco compleja al principio, pero a medida que nos vamos familiarizando con ellos la lectura va a ir cobrando gran interés sobre todo por la dulzura con la que es contada desde la mirada infantil de los protagonistas.

Un hecho accidental como es la muerte de la pequeña Sophie Moll va a marcar la vida de esta saga familiar y de unos niños que crecerán tratando de encontrar maneras de convivir con lo sucedido.

A esta amalgama de personajes se irán uniendo muchos más, activistas políticos que nos mostrarán los inicios del partido comunista en la India, personajes de las diferentes castas que aún perviven en este país y que nos muestran el modo de vida de los intocables, sin acceso a la educación y a la cultura y como una sociedad puede castigar a una persona de casta superior que tenga relaciones sexuales con ellos. Hecho este que hizo desatar las iras de la sociedad india ante este atrevimiento de la escritora que fue criticada por obscenidad y corrupción moral; esto le costó una acusación criminal que aún hoy circula por los juzgados y que le ha impedido traducir su libro a algunas lenguas del país.

Esta obra literaria que tiene tintes autobiográficos y  nos va a ir mostrando una sociedad compleja que iremos descubriendo a través de la vida de sus personajes con abusos, violencia, injusticia y discriminación, también con un Dios, el de las pequeñas cosas, el Dios de la Pérdida que no dejó huellas en la arena, ni ondas en el agua, ni imágenes en los espejos.

Son muchos los crítico literarios que han comparado esta novela con Cien años de soledad y han intentando ver en la prosa de Arundhati Roy el realismo mágico de la literatura hispanoamericana a lo que la autora ha contestado de forma contundente que no hay ningún realismo mágico en su literatura porque cualquier magia que aparece está en la imaginación de los niños que aún no conocen los límites que separan lo mágico de lo real. Pero más allá de este realismo mágico esta novela es sin duda una obra que tras finalizar su lectura no te deja indiferente y para digerirla y sacarle el máximo provecho debes comenzar de nuevo por el principio y releer  las cien primeras páginas para encajar a la perfección  ese puzle del que está compuesta y si te apetece seguir releyendo para poder recrearte en esos detalles que con una primera lectura pasan desapercibidos, no lo dudes, el disfrute puede verse incrementado al cien por cien.

Veinte años después del Dios de las Pequeñas Cosas, Arandhati Roy vuelve con su segunda novela El Ministerio de la Felicidad Suprema y es que según declara la escritora, en una visita a España en octubre de este mismo año,  la novela requiere otro tiempo, no es tan inmediata como el ensayo y consigue construir un universo al que invitas al lector a habitar en un edificio que te permite abrir varias ventanas, en distintos momentos, con diferente luz.


viernes, 3 de noviembre de 2017

CELEBRAMOS EL DÍA DE LA BIBLIOTECA CON LA VISITA DE APROMUBA Y FILOSOFÍA PRÁCTICA

Como cada año la Biblioteca Municipal celebra desde el año 2012 el Día de la Biblioteca, con la celebración de esta efeméride se quiere concienciar a la sociedad de la importancia de la lectura, agradecer y potenciar la extraordinaria labor de los profesionales de las bibliotecas, difundiendo la existencia de un servicio público de proximidad que contribuye eficazmente a facilitar una vía de acceso al conocimiento a todos los ciudadanos. Se busca, por tanto, destacar el papel de la biblioteca como un espacio público del conocimiento, libre y gratuito, que se hace aún más necesario dentro del nuevo entorno digital, además de trabajar y contribuir a reducir las desigualdades sociales.
Cada año un escritor y un ilustrador de reconocido prestigio se encargan de la redacción del pregón y la realización del cartel. 


El cartel ha sido realizado por Manuel Marsol, ganador del Premio Internacional de Ilustración en la Feria de Bolonia-Fundación SM y la redacción del pregón  es de Alejandro Palomas Premio Nacional de Literatura Infantil 2016 por la novela Un hijo.

Texto del pregón: “Como Mary Poppins, pero sin volar”
Soy sobrino de bibliotecaria. Desde que tengo memoria, mi tía, que acaba de cumplir ochenta años, me ha regalado un libro el día de mi cumpleaños. Primero fue la serie de Osear, con su Kina y su láser, de la gran Carmen Kurtz; llegaron después las aventuras de Los Cinco, algunos clásicos ilustrados, la gran Nadade Carmen Laforet… La lista es larga y el disfrute ha sido mágico, porque mi tía entiende la lectura como algo que cura, que aleja al inocente de lo que agrede, y yo -y ella lo sabe- siempre he sido demasiado vulnerable a lo que daña, sea o no imaginado, sea o no real.

Mi tía se llama Nuria y desde niña sufre mucho de la vista. Aun así, trabajó durante décadas fomentando el amor por la lectura en hombres y mujeres, chicos y chicas a los que no conocía, pero cuya mirada no tardó en aprender a leer, a identificar y a descifrar. Ella decía -y a veces dice todavía- que “repartía refugio”, y se emociona al recordarlo. 
La he oído también confesar en algunos momentos de nuestra historia común, que no fueron fáciles y que vivimos juntos: “Decidí ser bibliotecaria porque así me aseguraba de que, por muy mal que nos fueran las cosas, aunque faltara el agua caliente o la calefacción, siempre tendríamos un libro en casa”. 
Ahora, quince años después de su jubilación, soy yo quien le recomienda lecturas. Leemos un libro a la vez y nos juntamos cada quince días a comer y a comentar lo leído, en lo que hemos bautizado como “El club de las 2”, porque intentamos en lo posible que coincida con el día 2 de cada mes, a las 2, y porque somos dos almas lectoras que no tienen freno. Durante estos años de club, ella me ha contado cosas, muchas cosas de su vida en la biblioteca, y desde que la oigo hablar como lo hace sobre su amor por esa vocación, que no decrece a pesar del tiempo, no puedo dejar de maravillarme y de preguntarme cómo definiría yo a una bibliotecaria -o a un bibliotecario- llegado el caso. 
Hasta hace unos meses no di con la respuesta.
Fue a raíz de la publicación de Un hijo, durante una charla en un centro de enseñanza de una capital andaluza. Y fue precisamente gracias a un niño de diez años que, junto con otros 1OO, había leído la novela y quería conocer a su autor. Por motivos de espacio, el acto tuvo lugar en la biblioteca del centro, con un par de profesoras y la encargada de la biblioteca. La charla fue muy intensa, mucho más de lo que yo esperaba, y se alargó. Cuando por fin llegamos al final del turno de preguntas, un niño que estaba sentado en la primera fila levantó la mano.
-A mí lo que más me ha gustado del libro es María -dijo refiriéndose a la orientadora del centro, que es, junto con el pequeño Guille, la protagonista del libro. 
Quise saber por qué. El niño, llamado Ismael, se rio un poco y luego, mirando a una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta. dijo:
-Porque es igual que la seño Lourdes. -Una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta se encogió un poco y negó con la cabeza, incapaz de reprimir una sonrisa. Ismael no había terminado-. Vive en la biblioteca porque si no los libros a lo mejor se van. O se mueren.
Se hizo el silencio en la biblioteca. Nadie se rio. Nadie dijo nada. Fueron segundos llenos de respiraciones contenidas, de tensión y de infancia.
-Es que es bibliotecaria -volvió a hablar Ismael. Y al ver que yo lo miraba sin saber qué decir, debió de entender que necesitaba explicarse mejor, y añadió-: O sea, como Mary Poppins, pero sin alas. 
Hoy es un día especial. Celebramos el Día de las Bibliotecas y celebramos también que cientos, miles de Mary Poppins sin alas velan por los libros que las habitan para que no se mueran ni se vayan, e Ismael siga creyendo que la vida está en los libros y su reflejo fuera. Hoy es el día en que, un año más, la magia se renueva y todas las bibliotecarias y bibliotecarios del mundo se saludan con una mirada cómplice y un largo. hermoso y tierno:
“Supercalifragilísticoespialidoso”.

La Biblioteca es un espacio abierto y vivo que sirve de intercambio a la comunidad, donde los ciudadanos pueden acudir para satisfacer no solo necesidades de conocimiento y formación sino también de ocio, integración, diversidad cultural compartida y creativa. Precisamente por esto último la mañana del día 24 de octubre nos acompañaba la Asociación Pro Derechos de la mujer baenense APROMUBA.




Compartimos información y descubrimos todo lo que la biblioteca nos puede ofrecer en torno a sus colecciones de libros y su funcionamiento pero sobre todo y los más importante es que descubrieron que la biblioteca es un espacio vivo que facilita la comunicación y la interrelación social, favoreciendo la convivencia, el encuentro y el intercambio cultural y social, ofreciendo un amplio abanico de actividades en sus programaciones.

Y para que tengan su primera experiencia con el libro y la lectura compartida, el próximo mes de diciembre tendremos con esta asociación una actividad en la que compartiremos una lectura conjunta de la colección lectura fácil facilitada por la Biblioteca Pública Provincial de Córdoba.

Por la tarde de la mano de María Herrero profesora de filosofía en el Colegio Hijas del Patrocinio de Mª de nuestra localidad, tuvimos la oportunidad de disfrutar con la FILOSOFÍA.



Con un ejercicio de filosofía práctica, Mª Herrero saca la filosofía a la calle y en concreto a nuestra Biblioteca con el fin de que más allá de encontrar respuestas vamos a apreciar los problemas que tenemos a la hora de comunicarnos. Y para resolver este tipo de problemas vamos a poner en práctica las habilidades de pensamiento, escucha, argumentación e interpretación.

El taller se inicia con la lectura de un  texto con el personaje  de NASRUDIN, un mito que vaga entre la ingenuidad y la sabiduría y que aparece en la literatura representando infinidad de papeles desde un mendigo, a un juez, un maestro... Cada anécdota encierra humor y sabiduría además de tener una profundidad tan grande que invita a la reflexión. 

Partimos de una pregunta relacionada con el texto y de ahí intentamos construir un diálogo con las ideas de todos sin plasmar nuestras opiniones. 


Una gran experiencia donde pusimos a prueba nuestras habilidades de pensamiento, la escucha activa, la propuesta de hipótesis y el contraste de las mismas y en la que todos los participantes propusieron una segunda parte.




Enlace externo, se abre en ventanay el diseño del cartel  este año se ha contado con Alejandro Palomas, ganador del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2016 por Un hijo, y con el ilustrador Manuel Marsol, ganador del Premio Internacional de Ilustración Feria de Bolonia-Fundación SM.

lunes, 30 de octubre de 2017

ENTRE LAS CONVICCIONES RELIGIOSAS Y LA APLICACIÓN DE LA LEY, TESITURA QUE FORMULAMOS EN LA LECTURA COMPARTIDA DEL MES DE SEPTIEMBRE




"The children act" en la versión original es una novela escrita por el británico Ian McEwan, considerado como uno de los 50 mejores escritores británicos de la actualidad, forma junto con Martin Amis, Julian Barnes y Kazuo Ishigur, reciente Premio Nobel, la llamada Armada Invencible de la narrativa europea actual.

 Esta novela nos adentra en la relación que Fiora Maye, jueza del Tribunal Superior Británico, establece con la moral, a través de un doble plano: el personal a partir del declive que comienza en su matrimonio y el profesional cuando tiene que resolver casos enrevesados donde las creencias religiosas le añaden una especial complejidad, tales como:
  • Un matrimonio judío divorciado donde el padre quiere para sus hijas una educación tradicional según sus costumbres, que las proteja de la insatisfacción de la modernidad, frente a la madre que opta por un colegio convencional.
  • Dos gemelos con órganos compartidos que hace imposible su supervivencia y cuyos padres católicos se niegan a autorizar la muerte quirúrgica de uno de ellos para salvar al otro.
  • Y finalmente la de un joven de 17 años, sensible e inteligente, que se niega a recibir una transfusión sanguínea para el tratamiento de su leucemia por ser testigo de Jehová.
En este último caso es donde Ian McEwan se detiene más y nos pone en la tesitura entre decidir si los médicos deben salvarle la vida en contra de su voluntad y si una persona tiene derecho a morir por sus convicciones o si el Estado puede forzar a actuar racionalmente.

Con una prosa elegante, lenguaje conciso, concreto y sin fisuras nos irá exponiendo las argumentaciones jurídicas, plasmando argumentos sobre la vida, las creencias, la medicina y la moral con el don de explicarnos de manera fácil y bella lo difícil.

La lectura nos va a llevar a viajar a Londres, a Newcastle y al sistema jurídico británico donde el juez tiene un papel más dirigido a la investigación y no está tanto al lado del Estado y de la aplicación de la ley como en nuestro país.

Confesaba el autor en una entrevista que los juzgados de familia están llenos de muy buenas y a menudo inquietantes historias humanas que pueden ser usadas por los novelistas, que por lo general prefieren el asesinato y la violencia, y basándose en este argumento escribe esta interesante novela con el asesoramiento de Sir Alan War exmagistrado del Tribunal de Apelación y apoyado en dos casos de éste, uno del Tribunal Supremo (en 1990) y otro del Tribunal de Apelación (en 2000) acerca de la consideración prioritaria del interés del menor.

La novela que tiene como telón de fondo música clásica, de jazz y tradicional británica  ha dado mucho juego en nuestro debate con los dilemas morales de cada día: las relaciones de pareja y la separación matrimonial, el futuro de los hijos, el final del amor, la enfermedad, la libertad de conciencia y religiosa, el derecho a la vida, el sentido de la justicia, los límites de nuestros derechos y el papel de los poderes públicos como garantía de nuestra dignidad.

 Ian McEwan a sus 69 años se aleja definitivamente de la transgresión que marcó sus inicios y se adentra en los jugosos dilemas morales con la dificultad que conlleva ser juez y ser justo, porque detrás de estos profesionales  hay una persona humana.

martes, 17 de octubre de 2017

DESCUBRIMOS EL PATRIMONIO CULTURAL Y GASTRONÓMICO DE MONTORO CON EL CLUB DE LECTURA


Versos de El Cronicón:

Panorama de Montoro,
contemplado desde el puente
es como un barco de oro
que duerme como se siente.

Encaramada en las faldas de Sierra Morena, en el Parque Natural de Montoro-Cardeña, abrazada por el río Guadalquivir  se alza este pueblo del este cordobés que por la belleza de su meandro se le conoce también como el Toledo andaluz.

Hasta Montoro nos desplazamos el club de lectura y lectores de la Biblioteca Municipal el pasado día 12 de octubre con el objetivo de conocer uno de los pueblos de nuestra provincia que desde el año 1969 fue declarado Conjunto Histórico Artístico además de ser una ciudad con un encanto paisajístico inconfundible.


























Una de las características más llamativas es el puente, construido en el siglo XV, con cuantro arcos de medio punto que une el barrio de Retamar con el casco urbano gracias a las aportaciones que las damas del pueblo hicieron para su construcción donando sus joyas. De ahí que el puente sea denominado como el de las Doncellas o las Donadas.




Corona el pueblo la Parroquia de San Bartolomé inaugurada en 1483 e inconfundible con su gran torre de color rojizo teñida por la piedra molinaza. Tardó más de dos siglos y medio en construirse de ahí la mezca de estilos arquitectónicos, lo que comenzó siendo renacentista se acabó de estilo neoclásico.


Algunos versos han llegado hasta nosotros, de un poeta local evocando a esta torre.

Estoy ante tu piedra porque añoro 
multiplicar recuerdos por altura,
a tu sombra se rompe mi estatura,
monolítica torre de Montoro.

Aún en la Plaza de España jalonada al norte por esta iglesia nos paramos a reponer fuerzas por el intenso calor en una de sus terrazas y poder contemplar el bello conjunto monumental que conforma la misma, deteniéndonos en la bella portada renacentista del Ayuntamiento, antiguo Palacio Ducal de la casa de Alba. La planta baja es de la segunda mitad del siglo XVI sigue los cánones renacentistas mientras que la segunda es de estilo barroco. A su lado se abre el Arco, junto al que una inscripción testimonia que " Philipe Tercero, deste nombre Nuestro Señor, mandó hazer esta carcel en 1607"



Esta plaza es un buen punto de partida de buen número de callejuelas que nos van a permitir recorrer el bello casco histórico de Montoro salpicado de casas blasonadas.




Lejos de ser un monumento con interés histórico y siguiendo nuestro recorrido por las empinadas calles de Montoro nos encontramos con la Casa de las Conchas, un inmueble construido en los años 60 con la característica de tener la fachada decorada con millones de conchas ( cuentan los lugareños que la suma de este molusco bivalvo asciende a 44 millones ) todo un ejemplo de constancia y excentricidad.




Seguimos avanzando y tras deambular por el intricando laberinto de callejuelas nos dirigimos hacia la antigua Plaza del Charco hoy de Las Hermanas de la Caridad donde se encuentra El Casino, una sociedad recreativo-cultural cuyo patio fue con anterioridad claustro del antiguo convento de San Juan de la Cruz de los Carmelitas Descalzos fundado a finales del siglo XVII y que formó parte de la actual Iglesia del Carmen. Tras las desamortizaciones del siglo XIX el mencionado patio pasó a convertirse en un lugar de ocio y cultura donde nos esperaba Diego, restaurador que siguiendo nuestro interés por conocer esta ciudad no solo culturalmente sino también gastronómicamente, nos deleitó con lo más autóctono de esta tierra, vinagreras, alcachofas, pisto llamado por los lugareños morarería por ser un guiso tradicional árabe, y una exquisita carne  con salsa de almendra.



Desde el Mirador Imperio Romano, este panel nos recordaba la Semana Santa de Montoro, declarada de interés turístico, alcanza su mayor esplendor la tarde del Jueves Santo con la presencia del Imperio Romano, por tal motivo es una de las poblaciones incluida en la Ruta Bético Romana.





Nos despedimos de la ciudad de Montoro con la poesía que encierra cada uno de los rincones de este pueblo.
Paraíso perdido
auspiciado como nido de águilas,
como fruto desplomado del árbol del ensueño.